· 

De camino al Rio Indio Lodge

 Este domingo, tuvimos la oportunidad de descubrir el famoso Rio Indio Lodge en Nicaragua. Este hotel está totalmente aislado en el extremo del Caribe, en la desembocadura del Río San Juan. Y digámoslo ya, es la aventura de llegar... De camino al Río Indio Lodge con David (Enjoy Nicaragua), Guillaume (Slow Costa Rica) y Karin (Thurgau Travel).

El viaje comienza a las 6:00 am en San José. Salida por la mañana hacia Puerto Viejo de Sarapiquí. Así pudimos aprovechar un tiempo espléndido para atravesar "el impenetrable Parque Braulio Carillo" y su denso bosque primario. Una vez que llegamos a las llanuras del Caribe, sólo tuvimos que conducir tranquilamente hasta el pequeño muelle de Puerto Viejo de Sarapiquí. 


A continuación, iniciamos nuestro transporte marítimo en el río Sarapiquí, y rápidamente recuperamos el río Sucio. En el camino ya vemos los primeros cocodrilos y un magnífico Anhinga (conocido como pájaro-serpiente) con las alas desplegadas y secándose. Luego observamos varios grupos de monos aulladores y los tradicionales caciques de Moctezuma y garzas reales. 

A medida que nos acercamos al río San Juan, el río se hace cada vez más ancho. Sin embargo, aunque el caudal parece ser importante, Nuestro capitán nos explica que la escasa pluviometría hace más incierta la navegación.


Seguimos llegando al puesto fronterizo de Costa Rica. Un puesto fronterizo que sólo tiene el nombre ya que nuestros pasaportes ni siquiera serán sellados...

A continuación, llegaremos al puesto fronterizo de Nicaragua, donde cambiaremos de barco y nos reuniremos con el equipo del lodge. Ahora tenemos la oportunidad de hablar largo y tendido con Franklin, nuestro extraordinario guía, sonriente y fuente natural de buen humor. Un descubrimiento gracias a la tardanza de los aduaneros nicaragüenses. Aunque éramos los únicos viajeros y no revisaron nuestro equipaje, tardaron no menos de 40 minutos en devolvernos los pasaportes... ¡Bienvenidos a Nicaragua!


            Así que finalmente recuperamos nuestros documentos y continuamos nuestro viaje en un nuevo barco. Ahora navegamos por el río San Juan, que es la frontera entre los dos países. Así, cuando miramos hacia el sur (nuestra derecha), podemos ver Costa Rica, y por tanto, hacia el norte, Nicaragua. Los paisajes cambian un poco y el bosque deja más espacio a los pastos para las vacas y los caballos. En el camino, todavía notamos un par de tucanes y tortugas de río. Sin evocar los numerosos cocodrilos, dentro y fuera del agua. A continuación, llegamos a un segundo puesto fronterizo nicaragüense. El militar, joven y fuertemente armado, toma nuestros pasaportes y se va, con su andar despreocupado.  Finalmente reaparece 10 minutos después y nos deja marchar sin hacer ningún comentario. 


El Río San es un río grande, con un gran caudal. Sin embargo, se divide progresivamente y se asemeja al final a un canal como el de Tortuguero. A continuación, el canal da paso a un gran humedal abierto con, sobre todo, nubes de nenúfares. A continuación, observamos el albergue por primera vez, pero lo dejamos de lado para descubrir el pueblo de San Juan de Nicaragua. El único pueblo del sureste de Nicaragua. ¡Un pequeño pueblo típico del Caribe, donde la mayoría de la gente vive de la pesca y donde sólo dos bares nos permiten revitalizar esta región donde el tiempo parece haberse detenido!

Pero, no hagamos esperar, ¡el almuerzo nos espera en el lodge! Así que retrocedemos tres minutos para llegar al famoso lodge. Cuanto más nos acercamos, más nos damos cuenta de su aislamiento y belleza. Por fin podemos poner el pie en tierra después de 4 horas de navegación. Y para recompensar este largo viaje, ¡un cocodrilo hace incluso el esfuerzo de sacar la cabeza del agua para darnos la bienvenida!



Escribir comentario

Comentarios: 0